Bracero

 Hay historias que me fascinan simplemente porque no las entiendo. Otras me motivan porque me recuerdan la sentencia quijotesca: “la historia termina cuando muere el que la escribe.” La de los braceros es sin duda una de esas historias que aun esperan un final. Mas no creo que tenga uno. Aun viven los protagonistas iniciales y aun continúan llegando nuevas generaciones de obreros, herederos laborales, braceros no oficiales, los que le pondrán un capítulo más a la larga historia sin fin. Aquí dos rostros de los que llegaron entre 1942 y 1967; de los que llegaron después: soy uno y espero vivir para retratar a los que llegan en este momento.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s